DIA DEL (RESPETO) ANIMAL

Publicado el día 29/04/2020

Según un artículo de la BBC (1) existen en el planeta 8,7 millones de especies, de acuerdo a un censo del 2014, el más preciso  realizado hasta la fecha. “La mayor parte de esta riqueza natural aún no se conoce. Sólo se han identificado 1,3 millones de especies, lo que significa que aproximadamente el 86% de las especies terrestres y el 91% de las marinas aún no se han descubierto”, dice el autor del estudio.

No deja de ser una buena noticia, el hecho que aún queda mucho que descubrir. Y como descubir también es conocer y entender, sin dudas conectarnos con el mundo animal desde el conocimiento es lo que nos llevará a la verdadera empatía, esa capacidad de ponernos “en los zapatos del otro”. Si no sabemos cuáles son las necesidades y motivaciones de cada especie conocida o por conocer, jamás lograremos entenderlas y sentirnos parte del gran ecosistema de la Tierra. Mucha gente cree que con “amor” alcanza y que las buenas intenciones son suficientes, pero hay sobrados ejemplos que no es así. El conocimiento es el camino, no se ama lo que no se conoce. Hay que mantener el corazón latiendo y el cerebro pensando,d e esa manera asumiremos nuestro verdadero rol en lo que nos rodea.

A los que caminan, a los que vuelan, a los que nadan, a los que reptan, a los que cazan o son cazados, a los que sólo están ahí, con pelos, plumas escamas: debemos prometerles respeto, estudio y trabajo. Estamos todos en el mismo hogar.

 

Dr. Roberto F. Giménez
Médico Veterinario (UBA)
MP: 6491

 

(1) -https://www.bbc.com/mundo/noticias/2011/08/110824_especies_censo_am

OBEDIENCIA BÁSICA #1 – Qué es y para qué sirve?

Publicado el día 19/03/2020

La Obediencia Básica consiste en que el perro logre acatar dos o tres órdenes sencillas que de alguna forma sirvan como “comodines” o “fusibles” cuando necesitemos que nos preste atención o que cese con una acción negativa. En estos casos, cuando el perro está haciendo algo que no nos agrada, en vez de castigarlo por ello (refuerzo negativo) cambiamos su foco de atención y lo premiamos (refuerzo positivo). También sirven para anticipar otras órdenes más complejas o acciones en las que tengamos que tenerlo controlado, por ejemplo: hacerlo sentar en el cordón de la vereda antes de cruzar la calle o que se concentre en nosotros cuando está en la camilla del veterinario y éste debe hacer una maniobra molesta.

La cría responsable de perros equilibrados con el entorno viene a ser el Jardín de Infantes de tu mascota. Tiene que ver con los aprendizajes transmitidos por la madre, el destete en tiempo y forma y el trato social adecuado los primeros meses del cachorro. La Obediencia Básica es la escuela primaria, en donde aprende sus palotes. Ya va a haber tiempo para “la educación superior”, el adiestramiento, que significa la aprehensión de habilidades extraordinarias, como acrobacias o mucho más allá, rastreos y agility.

Pero falta mucho para eso. En esta primer nota de Obediencia Básica arranquemos por la “Salita Verde”, la orden más simple: “mirame”.

Lo que se recomienda es que las sesiones de aprendizaje duren 15 o 20 minutos, no más, y que el animal no esté sobreexitado (por ejemplo: después de haber paseado y “descargado” energía). El premio puede ser salchichas cortadas en pequeños trozos o galletitas chicas. Mantenga el premio lejos de la vista (una bolsita enganchada en el cinturón a su espalda o una riñonera).

ORDEN “MIRAME”: esta orden sirve como “base” para todas las demás. Siempre es bueno captar la atención del animal, para dar luego otra orden. Lo que hacemos es que el perro “descubra” lo bueno  y divertido que es lo que le estamos pidiendo.

1. Prepare todo el entorno (perro calmado, solo, sin distracciones)
2. Párese frente a su perro y observeló
3. En cuanto él lo mira,  dele un premio. Al principio no entenderá qué ha hecho para ganarse la recompensa.
4. Cuando vuelva a establecer contacto ocular, dele un premio.
5. Después de unas cuantas repeticiones comenzará a pensar que solo por mirarle va a conseguir un premio. Probablemente le gustará y comenzará a mirarle con más frecuencia.
6. Siga recompensándole cada vez que establezca contacto ocular. Contacto ocular = ¡recompensa!
7. Cuando el perro esté realizando el comportamiento de mirarle de forma sólida y continua, puede añadir una indicación: “Mirame!” (o “Mirá” o “Conmigo”, cualquiera palabra menos el nombre).

También pueden hacerse o un chasquido de dedos o un gesto (dedos a los ojos propios) Contacto ocular = Orden = ¡recompensa!No desesperarse si no se logra en las primeras sesiones. Abandona el intento cuando el animal se distrae. Lo ideal sería pasar a un juego con objeto y dejar de jugar cuando él aún quiera.

En la próxima nota, veremos más órdenes simples propias de la Obediencia Básica.

Dr. Roberto F. Giménez
Médico Veterinario – UBA
MP: 6491

Las Fiestas y las “gotitas”

Publicado el día 21/12/2018

Todos los años llegando a los últimos días de Diciembre proliferan las consultas sobre el manejo de los animales ante la pirotecnia. Es un tema que tratamos varias veces en este blog, por ejemplo en la nota “Y cuando queremos acordar ya estamos en las Fiestas…” o “La verdad sobre los perros y la Pirotecnia“.  En ambas notas remarcamos que el problema de algunos animales de compañía con los fuegos artificiales no tiene nada que ver con “sensibilidad auditiva” alguna, si no con una patología de comportamiento: la FOBIA.

Entendemos como “FOBIA” a una respuesta emocional sin control frente a un estímulo que no representa un peligro directo o no lo es en la magnitud que se presenta dicha respuesta. Por ejemplo, para el aracnofóbico, una simple arañita inofensiva deriva en un susto equivalente a una invasión extraterrestre. Es un estado patológico que los perros sufren en distintos grados… pero es (repito) UN ESTADO PATOLÓGICO.

Nuestra respuesta como veterinarios a ese problema ha sido, por muchos años, desacertada. La recomendación más frecuente ha sido la administración de Acepromazina por vía oral, las famosas “gotitas”. La ciencia avanza en todo aspecto y eso nos permite entender hoy día que está lejos de ser una solución.

Al respecto, el Grupo de Especialidad de Etología Clínica de AVEPA (Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales) emitió un muy interesante informe sobre el uso de dicho medicamento, que paso a transcribir:

Tradicionalmente el uso de moléculas como la acepromacina para tratar de manera aguda problemas de miedo a los ruidos en perros ha sido muy frecuente. De hecho, todavía es uno de los fármacos de elección más empleados por los veterinarios generalistas como prescripción, sin terapia de modificación de conducta aparejada, para dichos problemas.

Por ello y porque este uso no conlleva la mejoría del paciente, sino más bien el empeoramiento del bienestar del animal durante los eventos traumáticos, queremos desaconsejar, como grupo de etología, su utilización como tratamiento único en problemas de fobias a los ruidos en el perro..

En el uso tradicional de este fármaco, lo que se pretende es que el animal no sienta miedo en eventos que lo podrían desencadenar. Sin embargo, esto no es lo que se consigue en realidad.

(…) La acepromacina tiene un defecto principal que la hace no perro-tomando-pastilladeseable para su uso en las fobias, y es que disminuye las respuestas motoras pero apenas afecta a la percepción sensorial.

Por consiguiente, el resultado final que obtenemos es un perro cuya respuesta motora está disminuida, pero que seguirá percibiendo el estímulo como amenazante.

Esto se traduce en un incremento del estado de ansiedad, una merma del bienestar del animal y, en ocasiones, un agravamiento de la fobia.

Otro dato añadido, y que empeora su recomendación de uso, es que desinhibe la conducta agresiva, con la consiguiente peligrosidad que ello conlleva para el propietario.

Por estas razones es que recomiendo la NO administración de este fármaco para este tipo de eventos.

Es muy común en nuestro ámbito que algunos zooterápicos estén ya tan “arraigados” en la cultura popular, que son adquiridos en forma rutinaria, en un Pet Shop o Veterinaria sin que el profesional intermedie en el acto. “Deme las gotitas esas, para calmar al Bobby” le piden al empleado… y éste se las da. Esta situación no es la deseable en absoluto y por varias razones, una de ellas es que la Acepromazina se trata de un neuroléptico que se expende bajo receta archivada y cuya administración debiera ser supervisada.
Y además, ahora sabemos que es contraproducente para el animal, y en algún punto hasta cruel.

Como en este mismo blog se dijo en la nota citada… “por suerte la farmacología veterinaria avanza y hay nuevas moléculas que acuden en nuestra ayuda. Una de ellas, más específica para estos problemas, es la LEVOMEPROMACINA. Se vende en comprimidos (en Bahía se consigue) y administrada adecuadamente, previene las reacciones fóbicas a la pirotecnia, las tormentas y los autos, con la ventaja de no provocar el efecto secundario de las famosas “gotitas sedantes”. Con la Levomepromacina el animal simplemente no reacciona a los estímulos que antes le provocaban desesperación y en todo lo demás su comportamiento es normal, sin parecer borracho o atontado. Esta droga actúa directamente a los neurotransmisores involucrados con la respuesta fóbica, es muy específica.”

Una vez más el consejo es elegir un Veterinario de confianza (y actualizado), para confiar en él!

FELICES FIESTAS!!!

M.V. Roberto F. Giménez
Médico Veterinario (U.B.A.)
MP: 6491

El Origen de los Perros, cada vez más lejos

Publicado el día 26/10/2018

Según un artículo del Portal ABC de España, científicos determinaron que la aparición del perro doméstico, como descendiente del lobo, se remonta hasta 40.000 años antes de nuestra época. Cita un artículo de “Nature Communications” que contradice «un controvertido estudio anterior, dado a conocer el pasado año en la revista Science, que sugería que los perros fueron domesticados dos veces, de forma independiente, a partir de dos poblaciones de lobos separadas, probablemente ahora extintas, que vivían en lados opuestos del continente euroasiático.

Situar el origen mismo de la domesticación del perro es todo un reto debido a pruebas aparentemente contradictorias o incompletas. Una mandíbula de 14.700 años de edad es el fósil más antiguo indiscutible de un perro domesticado (Canis lupus familiaris), pero los restos de los canes se remontan hasta hace 35.000 años. Los datos genéticos muestran que los antepasados de todos los perros modernos se dividieron en dos poblaciones: una que dio origen a las razas de Asia Oriental y otra que se convertiría en los modernos perros europeos, surasiáticos, asiáticos centrales y africanos. Sin embargo, los investigadores aún no pueden determinar cuándo ocurrió esta división. Y no pueden ponerse de acuerdo si los perros fueron domesticados una o dos veces.

En la última investigación, el paleogenetista Krishna Veeramah y su equipo de la Universidad Stony Brook de Nueva York estudiaron los genomas de los fósiles de perros del Neolítico que se encuentran en diferentes partes de Alemania, uno del comienzo del período, hace unos 7.000 años, y otro de 4.700 años. También examinaron una muestra de perro de 4.800 años de antigüedad que se encuentra en Irlanda. Entonces compararon estas secuencias de genomas antiguos con datos genéticos de un total de 5.649 canídeos, incluyendo perros y lobos modernos.

Los investigadores estiman que los perros y los lobos divergieron genéticamente entre 36.900 y 41.500 años atrás, y que los perros orientales y occidentales se dividieron hace entre 17.500 y 23.900 años. Debido a que la domesticación tuvo que haber ocurrido entre esos eventos, el equipo la sitúa en algún lugar de 20.000 a 40.000 años atrás.

Estas fechas, según los autores, cuestionan la necesidad de una explicación de domesticación de origen dual sugerida en el estudio de Science. Ese trabajo comparó secuencias genéticas de 59 perros antiguos, así como un canino neolítico de Irlanda, y fijó la división entre perros orientales y occidentales entre 6.400 y 14.000 años atrás. El equipo sugirió que debido a que la división se produjo miles de años después de la primera aparición conocida de los perros en Europa y Asia Oriental, debían de haberse producido dos casos de domesticación que ocurrieron alrededor de la misma época.

Los autores del último estudio reconocen que su trabajo no resolverá el debate sobre cuándo y dónde se originó el mejor amigo del hombre, pero creen que analizar más ADN antiguo resolverá el problema. Veeramah, cuya investigación se centra principalmente en los seres humanos antiguos, dice en la web de la revista Nature que aprender más sobre los orígenes de los perros modernos puede ayudarnos a entendernos a nosotros mismos, ya que los perros y los humanos tienen una importante historia juntos».

FUENTE: https://www.abc.es/ciencia/abci-perros-surgieron-y-solo-grupo-lobos-201707191015_noticia.html

Primavera y rascado

Publicado el día 24/09/2018

Llegó la primavera y también en nuestros animales es una estación en la que los problemas de piel pasan a ser protagonistas, siendo uno de los más frecuentes el genérico llamado “ALERGIA”

¿Qué es una alergia? Por definición es una respuesta autoinmune por la cual una sustancia o compuesto estimula el sistema de defensa del organismo pero este reacciona en exceso, provocando una enfermedad en sí misma. Por ejemplo, si el polen tiene propiedades antigénicas, lo “normal” sería que ante su presencia estornudemos un poco. Pero si se nos irrita todo el tracto respiratorio, nos moquea la nariz y nos lloran los ojos (además del imparable estornudo a repetición), probablemente estemos en presencia de una alergia.

¿Tienen alergias nuestros animales? Por supuesto que sí. Estas son algunas de las más comunes:

  • Atopía: es la reacción a alérgenos ambientales que iongresan por vía respiratoría, aunque también puede ser la digestiva o percutánea (a través de la piel). El prurito se presenta en el hocico, las orejas, las axilas, la ingle y los espacios interdigitales;
  • Alergia Alimentaria: algunos componentes de la comida (como aditivos y conservantes) pueden provocar este tipo de alergias, que trae complicaciones generalizadas de la piel, sin que ataque algún lugar específico;
  • Dermatitis Alérgica por Contacto: es la provocada por algunas telas sintéticas (en tapizados, mantitas para dormir) o productos de limpieza (ceras para pisos, detergentes). Se manifiesta por prurito y alopecía (“pelado”) de la zona ventral y pecho del animal;
  • Dermatitis Alérgica por Pulgas: sí, por pulgas. La pulga común es hematófaga, es decir, chupa sangre. Para lograrlo, tiene un pico como un sifón microscópico con doble tubo, por uno inyecta saliva, por el otro absorbe la sangre. El problema es que esa saliva que inyecta es muy rica en proteínas (haptenos) y al ser moléculas “pesadas”, en ciertos animales sensibilizados desencadena la alergia. Se caracteriza por producir un muy fuerte prurito en el “triangulo del anca”, en la parte dorsal posterior del animal, con caída de pelo y engrosamiento de la piel, síntomas que se agravan con el rascado del perro;
  • Piodermatitis Alérgica Localizada: más conocida como “parches calientes”, se da en perros de pelo largo y en puntos específicos. Parece haber una cierta predisposición racial (Golden, Ovejeros Alemanes) e individual. El animal se “ataca” la zona y en cuestión de minutos ya quedó la lesión formada, la piel irritada y sin pelo. Rapidamente se produce pus, mal olor y más pérdida de pelo. La causan muchos alérgenos diferentes.

¿Cómo evitar las alergias? Es muy difícil, porque todo lo que puede ser alérgeno para un animal abunda en el ambiente en el cual nos movemos. Además, salvo la Dermatitis Alérgica por Pulgas, en las el resto es muy difícil determinar la causa exacta de la alergia. Por supuesto que existen test diagnósticos de laboratorio, pero lo cierto que cuando un perro es alérgico son muchas las cosas que pueden provocar una reacción autoinmune, por eso es que decimos que NO hay cura, pero si tratamiento.

¿En qué consiste en el tratamiento? Lamentablemente también, gran parte de las alergias sólo responden a los corticoides, no a otro tipo de antialérgicos utilizados en medicina humana. Es importante NO automedicar al animal, porque el trtatamiento, si es corticoideo , tiene que ser lo más ajustado posible a la dosis y sobre todo a su posología, no se lo podemos dar “por las dudas” y cortarlo de repente porque podemos producir muy malas consecuencias en su sistema inmune.

Por eso, más que nunca, ante el menor síntoma de alergia en su animal, elija un veterinario de confianza y… ¡¡confíe en él!!

Dr. Roberto Federico Giménez
Médico Veterinario (U.B.A.)
MP: 6491

Jugar y aprender… un sólo corazón

Publicado el día 15/08/2018

Las actividades lúdicas son fundamentales en muchas especies  porque constituyen una oportunidad única para que los adultos les enseñen pautas de comportamiento a los cachorros. Esto es crucial en las especies predadores (a las que pertenecemos nosotros y nuestros perros), ya que la caza es una de las estrategias evolutivas más complejas a la hora de procurarse el alimento y el juego permite imitaciones al acto de acechar, pelear y cazar como ninguna otra acción lo hace. La cantidad de información que se transmite en lo que aparentemente es un hecho banal como “jugar” tiene un impacto directo en el equilibrio emocional del perro. Cuando el cachorro se excede en su energía al jugar con la madre, por ejemplo, ella sabrá castigarlo con justeza para que el pequeño limite sus movimientos y sobre todo, su mordida. La adquisición de la “mordida inhibida” es un requisito importante para que dicho perro no sufra luego situaciones complejas que incluyan los tan temidos “Accidentes por Mordedura”.
No hay nada más lindo que un buen jardín o parque, un domingo de sol, una ramita y jugar con el perro. Pero en este juego debemos poner también nuestra cabeza para dirigir correctamente nuestras acciones con el fin de educar a nuestro amigo. En este caso en particular, entendemos el hecho de “educar” al de establecer jerarquías claras en el sistema humano/animal, de manera tal de que logren un adecuado equilibrio. Como hemos dicho en este espacio muchas veces, si vamos a convivir con ellos, lo mejor es jerarquizarnos nosotros y “reducir” los privilegios de dominante en el perro. El juego nos puede ayudar a ello. ¿De qué manera? Utilizando lo que llamamos “Juego Controlado”

Antes de empezar comience preparando al perro y al entorno:

  • Si es necesario, restringa el movimiento del perro con la correa.
  • Adiestre al perro cuando tenga algo de hambre, no recién comido
  • Trabaje en un espacio que no sea demasiado excitante o estimulante. El garaje o un pasillo es un buen lugar.
  • Si al perro no le interesa interactuar con usted, tenga paciencia y tómese las cosas con calma.
  • Si no hay progreso en unos minutos, tómese un descanso y vuelva a intentarlo más tarde. Aislar el perro con el que se va a trabajar de sus compañeros.
  • Es importante que toda la familia participe de los juegos y sepa cómo hacerlos y alternen en el protagonismo (naturalmente, es difícil con los chicos);
  • Las mejores sesiones de adiestramiento no duran más de tres a cinco minutos.
  • Haga descansos entre las sesiones, en los que se debe relajar y jugar con el perro.
  • Puede realizar varias sesiones juntas separadas por descansos breves.
  • Puede prolongar una sesión si ve que el perro sigue concentrado y lo está disfrutando.
  • No es conveniente que el perro pierda el interés o se llene con los premios.
  • Abandone usted el juego, mientras el perro siga interesado en continuar. Procure que nunca sea al revés, adelántese al cansancio del perro.
  • Es preferible hacer sesiones cortas, dos o tres veces por día, todos los días.

Comenzando a jugar:

  1. Agitar frente al perro una pelota, un pedazo de soga gruesa, una rama o una botella de plástico, se la puede arrojar, pero en un principio cerca, lo que importa es la interacción entre el perro y el humano a través del objeto;
  2. Cuando estemos en contacto con el objeto de nuevo, pedirle UNA VEZ que la devuelva (“dame” o “soltá”)
  3. Si no lo hace: interrumpir el juego y dejar de prestarle atención o tirar un segundo juguete.
  4. No repetir… “soltá… soltá… soltá!!” Eso deteriora la orden. Hágalo una sola vez, firmemente.-
  5. Cuando suelta la pelota, darle un premio o felicitarlo y continuar el juego.
  6. FUNDAMENTAL!: NO se juega si no respeta las reglas, evitar SIEMPRE los juegos de tironeos, interrumpir el juego cuando comienza a excitarse y ponerse bruto, no jugar por el momento “a la pelea” y si lo hace, terminar con el perro de espaldas, “panza arriba” (postura de sumisión).-

M.V. ROBERTO F GIMENEZ
MP: 6491

 

¿T.O.C. en animales? O cuando el Bobby hace eso… una y otra vez

Publicado el día 27/03/2018

Siempre decimos desde aquí que una “mala conducta” de nuestro animal de compañía tiene que ver principalmente cuando éste hace algo que desequilibra la familia en la que vive, resultando nocivo para el equilibrio de la casa y para sí mismo. Muchos de los comportamientos en los que la gente apenas califica de “raros” (y hasta en algunos casos les parece simpático), en el fondo resultan patológicos y fundamentalmente implican sufrimiento por parte del animal. El Trastorno Compulsivo es uno de ellos.

Para el Grupo de Especialidad de Etología de AVEPA (“Asociación de Veterinarios de Pequeños Animales”), las conductas compulsivas “son aquellas conductas anormales que se realizan de forma repetitiva, invariable y sin función aparente.” […] “Surgen a partir de patrones de comportamiento normales (acicalamiento, locomoción, alimentación, caza, agresividad) pero se manifiestan de forma exagerada, fuera de contexto e interfiriendo con la vida normal del animal.”

“Este trastorno comparte similitudes con los trastornos obsesivo compulsivos de medicina humana, si bien en medicina veterinaria no está claro que los animales puedan tener pensamientos, impulsos o imágenes repetitivos (obsesión), por lo que se prefiere el término trastorno compulsivo, al menos en base a los datos actuales.”

¿Cómo se manifiesta? “ En perros los más habituales son la persecución de la cola, dar vueltas en círculo, el lamido repetitivo de uan zona corporal (dermatitis acral), cazar moscas imaginarias, perseguir luces y sombra, la succión del flanco, el pica o el lamido de objetos o del aire. En gatos la alopecia (falta de pelo en un área del cuerpo) psicógena, morder las uñas o la ingestión de lana entre otras.

¿Cómo se origina este problema en nuestros perros o gatos? “En ocasiones, estar sometido a estrés durante largos periodos de tiempo (estrés crónico) puede actuar como desencadenante, incluso en animales sin antecedentes familiares; así pues, un mal manejo de los animales (largos periodos de inactividad física, falta de espacio, mala alimentación, falta de contacto con otros animales y/o humanos, falta de juego o juego inapropiado) puede actuar como desencadenante o facilitar la aparición o empeoramiento de estos problemas conductuales.”

Por eso la recomendación es que “los trastornos compulsivos deben diagnosticarse y tratarse lo antes posible, ya que en raras ocasiones remiten sin terapia, pudiendo aumentar en frecuencia e intensidad, llegando en muchos casos a provocar lesiones de gravedad o ser un problema suficientemente grave como para que algunos propietarios se planteen la eutanasia del animal”.

Remarcamos esto: eso que parece gracioso o por lo menos “curioso”, por ejemplo el perro girando como loco sobre sí mismo, en el fondo encubre un sufrimiento. En el mejor de los casos se mantendrá igual de por vida, pero lo más usual es que empeore, a veces de tal manera que la convivencia resulta inviable.

Como siempre recomendamos aquí, lo que debemos hacer es una consulta temprana a nuestro Veterinario quien buscará tratarlo él mismo o derivarlo a un especialista en Etología Clínica.

Dr. ROBERTO F. GIMENEZ
MÉDICO VETERINARIO (U.B.A.)
MP: 6491

 

FUENTE: Germán Quintana Diez, “Trastornos Compulsivos en Animales” GRETCA (Grupo de Especialidad de Etología Clínica de AVEPA)