Primavera y rascado

Publicado el día 24/09/2018

Llegó la primavera y también en nuestros animales es una estación en la que los problemas de piel pasan a ser protagonistas, siendo uno de los más frecuentes el genérico llamado “ALERGIA”

¿Qué es una alergia? Por definición es una respuesta autoinmune por la cual una sustancia o compuesto estimula el sistema de defensa del organismo pero este reacciona en exceso, provocando una enfermedad en sí misma. Por ejemplo, si el polen tiene propiedades antigénicas, lo “normal” sería que ante su presencia estornudemos un poco. Pero si se nos irrita todo el tracto respiratorio, nos moquea la nariz y nos lloran los ojos (además del imparable estornudo a repetición), probablemente estemos en presencia de una alergia.

¿Tienen alergias nuestros animales? Por supuesto que sí. Estas son algunas de las más comunes:

  • Atopía: es la reacción a alérgenos ambientales que iongresan por vía respiratoría, aunque también puede ser la digestiva o percutánea (a través de la piel). El prurito se presenta en el hocico, las orejas, las axilas, la ingle y los espacios interdigitales;
  • Alergia Alimentaria: algunos componentes de la comida (como aditivos y conservantes) pueden provocar este tipo de alergias, que trae complicaciones generalizadas de la piel, sin que ataque algún lugar específico;
  • Dermatitis Alérgica por Contacto: es la provocada por algunas telas sintéticas (en tapizados, mantitas para dormir) o productos de limpieza (ceras para pisos, detergentes). Se manifiesta por prurito y alopecía (“pelado”) de la zona ventral y pecho del animal;
  • Dermatitis Alérgica por Pulgas: sí, por pulgas. La pulga común es hematófaga, es decir, chupa sangre. Para lograrlo, tiene un pico como un sifón microscópico con doble tubo, por uno inyecta saliva, por el otro absorbe la sangre. El problema es que esa saliva que inyecta es muy rica en proteínas (haptenos) y al ser moléculas “pesadas”, en ciertos animales sensibilizados desencadena la alergia. Se caracteriza por producir un muy fuerte prurito en el “triangulo del anca”, en la parte dorsal posterior del animal, con caída de pelo y engrosamiento de la piel, síntomas que se agravan con el rascado del perro;
  • Piodermatitis Alérgica Localizada: más conocida como “parches calientes”, se da en perros de pelo largo y en puntos específicos. Parece haber una cierta predisposición racial (Golden, Ovejeros Alemanes) e individual. El animal se “ataca” la zona y en cuestión de minutos ya quedó la lesión formada, la piel irritada y sin pelo. Rapidamente se produce pus, mal olor y más pérdida de pelo. La causan muchos alérgenos diferentes.

¿Cómo evitar las alergias? Es muy difícil, porque todo lo que puede ser alérgeno para un animal abunda en el ambiente en el cual nos movemos. Además, salvo la Dermatitis Alérgica por Pulgas, en las el resto es muy difícil determinar la causa exacta de la alergia. Por supuesto que existen test diagnósticos de laboratorio, pero lo cierto que cuando un perro es alérgico son muchas las cosas que pueden provocar una reacción autoinmune, por eso es que decimos que NO hay cura, pero si tratamiento.

¿En qué consiste en el tratamiento? Lamentablemente también, gran parte de las alergias sólo responden a los corticoides, no a otro tipo de antialérgicos utilizados en medicina humana. Es importante NO automedicar al animal, porque el trtatamiento, si es corticoideo , tiene que ser lo más ajustado posible a la dosis y sobre todo a su posología, no se lo podemos dar “por las dudas” y cortarlo de repente porque podemos producir muy malas consecuencias en su sistema inmune.

Por eso, más que nunca, ante el menor síntoma de alergia en su animal, elija un veterinario de confianza y… ¡¡confíe en él!!

Dr. Roberto Federico Giménez
Médico Veterinario (U.B.A.)
MP: 6491