Otro número mágico: 90

Publicado el día 07/06/2020

Noventa días (de vida) es el tiempo en el que transcurre el llamado “período sensible” de un cachorro. Segun la bibliografía (*), “un período sensible es una etapa en la edad del animal durante el cual los sucesos tienen un efecto que es susceptible de persistir por largo plazo, o durante el cual se realiza un aprendizaje facilitado y memorizado a largo plazo. Corresponde a un momento particular del desarrollo del sistema nervioso central. Durante un período sensible, una pequeña cantidad de experiencias determinantes va a producir efectos (o daños) mayores sobre el comportamiento posterior.

Durante el período sensible de los cachorros, se crean las sinapsis que le harán comprender el entorno, aceptar lo nuevo e incorporarlo como parte de lo que sería su mundo habitual. Luego, una vez pasados esos noventa días, las sinapsis que no se encuentran “activadas”, se atrofian.

El período sensible es precedido y seguido de un período de menor sensibilidad y la transición es gradual. Durante estos períodos sensibles el cachorro va a adquirir todos los comportamientos básicos que requerirá a lo largo de su existencia. A cada período corresponde la adquisición de comportamientos específicos.”

Para la vida equilibrada de un animal, nada peor que un cachorro poco estimulado. Todos los eventos que le son ajenos y no puede incorporar a su sensorio, tarde o temprano pueden resultar ansiogénicos e incluso fóbicos, como lo contamos en las entradas de este Blog relacionadas con la Pirotecnia.

“El cachorro correctamente vacunado, debe salir hacia los lugares que encontrará una vez adulto. Se recomienda repetidamente caminar en calle tranquila, después en calle ruidosa, visita a un mercado público, visita de una estación de tren o de autobuses, desplazamiento en carro y en transporte colectivo, encuentro con personas de diferentes tipos, encuentro con cachorros y perros adultos, encuentro asiduo con otras especies animales: gatos, aves, animales de granja”

Med. Vet. Roberto F. Giménez
MP: 6491

(*)-CURSO GECAF:
Dehasse j (1993):Epigenèse, émotionnelle et relationnelle du chiot, Cahiers dÉthologie, Liège, 12(4)443-466.
Pageat (1995);: Manuel de pathologie comportamentale canine, Le point Vétérinaire, Paris.