NI PERROS CHICOS, NI OMNIVOROS, NI VEGANOS: LOS GATOS… CARNÍVOROS ESTRICTOS

Publicado el día 18/04/2018
Reproducimos un artículo muy interesante de la página “BIO-FOOD”. Ante el auge de imponer alimentación vegana en especies carnívoras estrictas (como la felina), es necesario conocer la fisiología del animal para no incurrir en maltrato.

Científicamente, los gatos son considerados un carnívoro estricto. El término carnívoro estricto hace referencia a aquellos animales que sólo se alimentan de carne. Obviamente, pueden consumir alimentos de origen vegetal o derivados de otros animales, sin embargo, estos alimentos no son esenciales para su dieta.

La herencia carnívora del gato salvaje ha hecho que los gatos domésticos tengan un metabolismo que procesa de forma efectiva altos niveles de proteína y que requieran de estas proteínas en la alimentación para mantenerse fuertes y sanos y permitir el funcionamiento metabólico de su organismo.

Los gatos son cazadores solitarios originarios de áreas desérticas, siendo los pequeños roedores la base de su alimentación. Esto explica que la evolución haya llevado al gato doméstico a hacer unas 10-20 pequeñas comidas a lo largo del día y de la noche, ya que en la naturaleza cazaba día y noche pequeñas presas.

El gato al ser estrictamente carnívoro, y a diferencia de los perros, necesita un aporte extra de proteína de origen animal como fuente de energía. En estado salvaje se ve reflejado esta preferencia por el tejido animal, y al ingerir las presa, los gatos salvajes evitan consumir las partes vegetales presentes en sus vísceras.

Podemos entender que los perros son omnívoros analizando el comportamiento alimentario de sus ancestros los lobos. Para los lobos su presa natural son los grandes ungulados, de los que sus partes favoritas son las vísceras, donde encuentran materia vegetal parcialmente digerida, formando parte de su dieta normal una cantidad importante de vegetales. Además, también se alimentan directamente de frutas, vainas y hongos. Los perros se comportan de manera muy parecida, y son capaces de digerir y aprovechar una dieta variada, es decir, son animales omnívoros.

El tema de la Taurina

La taurina no es un aminoácido propiamente dicho, contiene ácido aminosulfónico que forma parte de la cadena polipeptídica de las proteínas. Es un producto final del metabolismo de los aminoácidos azufrados, y está relacionado a la estructura y funcionamiento de la retina. Los gatos no pueden sintetizarla en cantidad suficiente y su aporte es importante en esta especie.

La taurina se utiliza en la prevención y el tratamiento de las enfermedades cardíacas graves, llamadas miocardiopatías dilatadas. Para el gato, la taurina es un aminoácido esencial. Es indispensable para la visión y la función reproductora. Sus virtudes protectoras frente a los radicales libres hacen de ella también un antioxidante de calidad en la lucha contra el envejecimiento. La taurina permite que el hígado sintetice las sales biliares. Actúa también influyendo en los flujos de calcio entre el interior y el exterior de la célula, por lo que su acción es muy importante en el funcionamiento cardíaco. Además, tiene una importante acción antioxidante en la célula. Finalmente, la taurina desempeña un papel de precursor en la síntesis de los lípidos complejos de la piel (glicoesfingolípidos), que tienen propiedades antimicrobianas (funciones de barrera).

Los humanos y los perros son capaces de producir taurina (o sea, sintetizar o crear por ellos mismos la Taurina), y por ello no tenemos deficiencia de ella. Pero el organismo de los gatos no puede producir taurina.

NOTA: la fuente principal de Taurina para los gatos es la carne (de pollo, de vaca, el hígado). Los alimentos balanceados para gatos la contienen, puesto que están fabricados en base a carne. Si bien hay vegetales que también contienen Taurina (legumbres), la proporción no sólo es menor si no que tampoco puede ser aprovechada por los felinos. Ellos tienen una longitud intestinal menor (en comparación con omnívoros, como el perro y el hombre), por lo que la absorción de los nutrientes vegetales es más deficiente. La adición de Taurinas artificiales también es deficiente. En definitiva, lo del título: los gatos, carnívoros estrictos.