LOS PRIMEROS MESES DEL CACHORRO

Publicado el día 18/09/2017

En la especie canina, los primeros meses de desarrollo del cachorro son fundamentales para su comportamiento y a la vez, condicionarán la forma en que se relaciona con su entorno humano.

Para conocer esta etapa crucial, apelamos al curso GECAF (*) de Comportamiento Canino.

Antes de nacer

El cachorro comienza a adquirir competencias táctiles y emocionales.

Para obtener cachorros más tolerantes al contacto y con menos reacciones por emociones extremas, hay que recomendar:

* Acariciar a las madres preñadas, palpar suavemente el abdomen, diariamente.
* Evitar estresar a las madres repetidamente.

Entre el nacimiento y las 2 semanas de edad

El cachorro mama y duerme. La madre se ocupa de ellos de manera activa: los limpia lamiéndolos, los empuja hacia sus mamas. Se apega a ellos y muestra su angustia ante su ausencia. A esa edad los cachorros se apegan a cualquier nodriza. Los cachorros son incapaces de excretar solos; el reflejo de eliminación es activado por estimulación del perineo; es lo que la perra realiza con el lamido; ingiere las excretas. La posición de limpieza será la posición de sumisión del perro en edad adulta.

Para activar el desarrollo y la maduración del cerebro, se recomienda:

* manipular diariamente y suavemente a los cachorros;
* pesar a los cachorros, regresarlos,
* respetar su sueño (es durante el sueño que la hormona del crecimiento es segregada).

De las 2ª a la 3ª semana

Los ojos abren hacia las 2 semanas. Las orejas son funcionales hacia las 3 semanas. En este momento, el cachorro presenta sobresaltos cuando hay ruidos.

Entre los 20 y 25 días, se recomienda:

* realizar pruebas de la visión.
* realizar pruebas de la audición y del reflejo de sobresalto: aplaudiendo, situando las manos arriba de la cabeza del cachorro. (El cachorro normal se sobresalta y cae sobre sus patas. El cachorro anormal no reacciona o se sobresalta y recae de lado temblando.)
* realizar pruebas de los reflejos de los recién nacidos (reflejo de hurgar, reflejo labial, reflejo de micción).

De las 3 a las 7-8 semanas

El cachorro ve, escucha, se desplaza con facilidad y juega a pelearse. Ensaya sus medios de comunicación, gruñe y ladra. Se apega a su madre y se angustia en su ausencia. Sus dientes de leche vuelven dolorosa para la madre la lactancia por lo que esta se aleja de la camada.

El cachorro va a aprender que pertenece a la especie “canina”. Para ello debe vivir con perros.

El cachorro va a aprender cuales son las especies amigas. Para ello debe vivir con gentes de distintos tipos (hombres, mujeres, niños) y con otros animales, como gatos.

El cachorro va a aprender a controlar sus maxilares. Durante las peleas, si la mordida es demasiado fuerte y el cachorro mordido grita, la madre llega para castigar al que mordió.

Ningún perro debe morder luego de los tres meses de edad, ni aún jugando!

(*)-“Groupe d’étude du comportement des animaux familiers” – Lyon, Francia