LAS CAUSAS DEL ABANDONO: OPINAN LOS QUE SABEN

Publicado el día 01/08/2017

En un Foro (*) dedicado al Control de Fauna Urbana formado por profesionales a cargo de centros de Zoonosis y servicios veterinarios oficiales de todo el país, se planteó una pregunta muy simple: “¿cuáles son las causas del abandono de animales de compañía?” La bibliografía en general señala a los problemas de comportamiento como la principal causa (**), sin embargo se reconoce que son variables difíciles de cuantificar porque ante una encuesta (al menos en nuestro país), nadie reconoce abandonar animales. Es decir, el “abandono de animales” está percibido como algo “malo” y no deseado, pocos reconocerán haberlo hecho, pero sin dudas es un proceso real. En general podemos decir que las causas de abandono se encuadran en alguna (o más de una) de estas variables:

  1. Comportamiento no deseado;
  2. Edad;
  3. Enfermedades;
  4. Circunstancias puntuales del grupo familiar (mudanzas, vacaciones, falta de tiempo para dedicarle al animal, etc)

 

Sin embargo insistir sobre esto sería tener una mirada muy reduccionista de la problemática. En el Foro de profesionales citado, se virtieron algunas opiniones muy interesantes:

Falta de empatía: el reconocimiento de las emociones ajenas. La empatía, otra capacidad que se asienta en la conciencia emocional de uno mismo, constituye la «habilidad popular» fundamental. Las personas empáticas suelen sintonizar con las señales sociales sutiles (comunicación no verbal) que indican qué necesitan o qué quieren los demás (incluidas las necesidades de los animales) y esta capacidad las hace más aptas para el desempeño de ciertas vocaciones. No es un tema de instrucción, dinero o clase social. Se trata de una capacidad emocional adquirida, los que no la tienen se llaman sordos emocionales. Algunas señales que emiten otros individuos o animales les pasan completamente desapercibidas.Tienen una incapacidad de conectar emocionalmente con los demás, lo que afecta a un amplio espectro de actividades (ej.: la compasión, las relaciones amorosas y la educación de los hijos). Las diferencias existentes en el grado de empatía se hallan directamente relacionadas con la educación que los padres proporcionan a sus hijos.”

“La principal causa obviamente es la falta de educación, la incapacidad de ver al perro o gato como un ser vivo y tomar responsabilidad por él”.
“Ignorancia y pobreza son algunas. Pero también veo gente con recursos que abandona porque el cachorro se porta mal o porque tiene sarna. No significa que vaya de la mano con lo económico, la falta de sensibilidad se puede dar en todos los casos.”

“El cachorro (para la gente) es una “cosa” más. Lo probamos, si no nos gusta lo descartamos. Esto es falta de conocimiento en educar al cachorro,se torna problematico y termina abandonado. Hay mucho mensaje errado en propaganda y marketing, donde se muestra la familia feliz con el Golden bonachón. Y eso no es real.”

“El abandono propiamente dicho es la clásica cajita con cachorros que dejan en la puerta de la veterinaria. Y no tiene nada que ver con la situación económica de la persona, sino con su condición cultural. Dejan los cachorros abandonados, de la misma forma que tiran basura a la calle o pañales descartables en los arroyos donde se baña la gente. No actúan con malicia, solo con una tremenda ignorancia. Hay mucho trabajo para hacer en en campo educativo.”
Es importante definir es qué es abandono. Según la RAE “ABANDONAR” es “Dejar solo algo o a alguien alejándose de ello o dejando de cuidarlo” y también “Descuidar las obligaciones o los intereses.”
Si consideramos a los tres pilares de la Tenencia Responsable como Atención Sanitaria, Alimentación y Contención, cualquier perro NO contenido que está en la calle sin supervisión está abandonado. En algún punto de su vida (o de su día) hay un humano que descuidó sus “obligaciones” y lo “dejó solo”.
Desde esta perspectiva, el panorama es complejo. Tendremos a los abandonados por el “Sistema” (los que “son de todos” también “son de nadie”) y los que son abandonados pero igualmente reclamados por sus dueños. Hay falta de información, ignorancia, negligencia y en muchos casos, una cultura con la que uno no está de acuerdo, pero cultura al fin. El tema es mucho más complejo que la “educación” desde el punto de vista formal. Es cultural, tomando como cultura a todas aquellas costumbres, creencias y saberes de una sociedad determinada. No se logran cambios “así nomás”.
Y usted… ¿qué opina?

Dr. ROBERTO F. GIMENEZ
Médico Veterinario (U.B.A.)
MP: 6491

(*) Veterinarios en Control de Fauna Urbana – Argentina (Julio 2017)
(**)- Patronek GJ, Beck AM, Glickman LT. “Dynamics of dog and cat populations in a community”. JAMVA 1997; 210:637-42.