EL NÚMERO MÁGICO

Publicado el día 27/05/2020

Sesenta días  es el período mínimo recomendado para que un cachorro esté con su madre después de nacer. Una perra equilibrada necesitará ese tiempo para desapegar a su cría y enseñarle (entre otras cosas) a inhibir la mordida. Ningún cachorro debe morder después de los tres meses, ni siquiera jugando.
Sesenta días... no importa que ya no mame, aún así que se quede con la madre aunque parezca que ésta lo rechaza. La única razón que muchos entregan los cachorros a los 45 días es económica, porque a esa edad le tocan las primeras vacunas, y los que hacen de esto un “negocio” incurren en un gasto que prefieren evitar. El principal problema es que para darle a Ud un cachorro a los 45 días de edad, se lo tienen que dar comiendo sólidos (balanceado) y procurando que no tenga descomposturas o diarreas por cambio de dieta. Para ello es necesario separarlo de la madre cerca de los 25 o 30 días a más tardar. Demasiado temprano. Esto más que destete es un “desmadre”, el cual es un concepto diferente. La madre puede destetar a los cachorros en forma natural porque le irritaron las mamas, se cansó, no tiene leche o ya es tiempo. Pero eso no quiere decir que haya que apartarlos por completo, “desmadrarlos”. Una madre equilibrada, aunque ya no de leche, le enseña a su cachorro cómo jugar y limitarse, lo mantiene “a raya” y lo invita “amablemente” que salga a explorar el mundo. Una madre equilibrada le da equilibrio al cachorro, y ese equilibrio se reflejará en su conducta futura. No la hipoteque llevándose el cachorro antes de tiempo. Converse con el criador y llegue a un acuerdo económico si es necesario, en cuanto al alimento balanceado y el plan vacunal. Pero espere, como mínimo, el número mágico: sesenta días.

 

Roberto F. Giménez
Médico Veterinario (U.B.A.)
MP: 6491