¿DEBO ABLANDAR EL ALIMENTO DEL “BOBBY”??

Publicado el día 06/06/2016

Una práctica muy usual de personas que adoptaron animales de compañía, es servirles alimento balanceado y “ablandarlo” con leche, caldo o directamente agua, pensando que con eso aumenta su digestibilidad.

La realidad es que esta es una práctica desaconsejada, por varias razones:

La falta de masticación: la masticación es el primer paso de la digestión y es una etapa fundamental para el aprovechamiento integral del alimento. Es una “preparación” necesaria de éste antes de llegar al estómago, ya sea por su trozado y maceración, como por su mezcla con saliva, la cual tiene enzimas esenciales (amilasa, lizosima) imprescindibles para el procesado de nutrientes;

perro comiendo comida balanceado La pérdida de consistencia del alimento: los dientes y molares son “huesos encajados dentro de huesos”, siendo éstos la mandíbula y los maxilares. Entre ambas superficies existe el tejido periodontal, una especie de “almohadilla” que sirve como amortiguador de la pieza dentaria. El movimiento del diente es fundamental para que los espacios periodontales se limpien de bacterias y restos de alimentos, gracias a esta suerte de “exprimido” que hace sobre el tejido periodontal. Los alimentos excesivamente blandos no favorecen este mecanismo y predisponen a patologías de dientes y encías.

El agregado de leche y/o sal: la mayoría de los perros son intolerantes a la leche de vaca, principalmente por sus contenidos de lactosa, la cual no es fácilmente procesada en la vida adulta. Por otro lado, el agregado de sal que viene en los caldos es innecesario, ya que el balanceado por sí mismo tiene todo el Cloruro de Sodio que se necesita.

La recomendación entonces es servir el alimento balanceado tal como está, de manera tal de mejorar su digestión y no interferir en los procesos naturales de la especie.
ROBERTO F. GIMENEZ

Médico Veterinario (U.B.A.)

MP: 6491