CINCO “TIPS” SOBRE TU PERRO Y SU PELO

Publicado el día 23/05/2016

TIP Nº 1: “El buen pelo entra por la boca

La correcta alimentación de tu mascota le asegura un pelo sano y brilloso. Los animales en general tienen requerimientos diferentes a las personas para mantener su pelo en condiciones: requieren diferentes ácidos grasos y mayor proporción de minerales. Es muy difícil lograr esto con una alimentación “casera” o basada en sobras de comida “humana”. Por eso es que nosotros recomendamos alimentos balanceados, porque son precisamente eso: balanceados para los requerimientos de los animales.

TIP Nº 2: “Debajo del pelo hay piel

Es imposible que un perro tenga su pelo en buen estado si la piel no se encuentra sana. Alergias, parásitos externos, hongos, carencias nutricionales, etc. producen problemas dérmicos que se manifiestan en alopecías (sectores sin pelo) y desmejoramiento del manto en general. Consulte a un Veterinario ante cualquier lesión que vea en su mascota.

TIP Nº 3: “Soltate, con tu shampoo soltate”

Es fundamental el uso de jabones o shampoos apropiados para bañar a nuestros perros. Ellos presentan una capa grasa en la piel que los protege y es completamente natural. La mayoría de los shampoos para humanos de bajo precio tienen excesos de detergentes que quitan esa capa y dejan la dermis desprotegida. Lo ideal es utilizar productos aprobados para perros (su costo se compensa con la frecuencia de baño, ver Tip Nº 4) o en su defecto jabón blanco de la ropa, totalmente neutro.

TIP Nº 4: “Menos es más”

Entendemos como “baño” a toda la operación de lavado de la mascota, con shampoo, desenredante, cepillado, etc. A diferencia de los humanos, éstos no deben ser muy frecuentes. Tal como decía en el Tip anterior, la capa de grasa de los perros los protege y si nosotros se las quitamos permanentemente favorecemos la aparición de patologías. Suele ocurrir que los propietarios que dicen que su perro es “muy oloroso” aumentan la frecuencia de baños para evitarlo. Esto es contraproducente porque provoca un efecto adverso: las glándulas sebáceas de la piel al principio tienden a secretar más “grasa” para compensar la protección que se está quitando, aumentando aún más el olor. Como orientativo, un baño cada 15 días estaría bien. Esta frecuencia puede variar por necesidades ocasionales (el Bobby se cayó en el lago del Parque, por ejemplo), por la temperatura ambiente, etc. Un “manguereado” con agua (sin jabón o  shampoo) puede hacerse sin limitaciones.

TIP Nº 5: “Si te gusta el Bobby… bancate la pelusa”

Siempre hay una pérdida normal de pelos, eso es natural puesto que a medida que crece el nuevo, cae el viejo. Además, suele haber pérdidas por stress, recambio normal por la estación del año, etc. Hay que hacerse amigo del cepillo y la cardina y tomarse el tiempo de quitar todos esos pelos viejos.

BONUS TRACK: “Si elegís perro, elegís pelo”

A la hora de elegir un cachorro, tené en cuenta con qué tipo de pelo querés lidiar. Las dos grandes categorías siguen siendo “Pelo Largo” y “Pelo Corto”. El Pelo Largo (Ovejeros, Collies, Golden Retriever, Viejo Pastor Inglés) rodará por tu living. El Pelo Corto (Doberman, Beagle, Weimaraner) se pegará a los tapizados de los sillones. Hay razas que necesitan cortes especiales para que se vean como en los posters (Caniches, Schnauzers) lo cual significa cada tanto un gasto extra en peluqueria.

Recordá que la mayor causa de “fracasos” en la relación humano/animal es por la distancia que hay entre la “Mascota Soñada” y la “Mascota Real”. Evita sufrimiento y abandonos pensando mucho antes de adoptar.

Dr. Roberto F. Giménez

Médico Veterinario (UBA) – MP: 6491

FOTO: corbis.com