Buen ambiente para buenos gatos

Publicado el día 06/04/2017

Los gatos son animales con una gran energía, que en la convivencia con el humano no siempre pueden canalizar. A su vez, son altamente sensibles a cualquier variación en el hogar, a la gente que viene y también a los miembros de la familia que se ausentan. Estas situaciones pueden derivar en diversos cuadros de comportamiento inadecuado, tales como ansiedad, stress y depresión.
Una herramienta que colabora mucho en evitar llegara a tales situaciones es el llamado “enriquecimiento ambiental”. Conocemos como tal a todas las medidas que nosotros incorporamos al ambiente en donde convivimos con el animal con el fin que éste se entretenga y desarrolle mediante el juego su comportamiento natural.
Según un interesante artículo de la revista de veterinaria “Argos” : “proporcionar un ambiente adecuado puede contribuir a prevenir, mejorar y/o resolver este estrés y problemas tales como obesidad, ansiedad, comportamientos extraños, alteraciones en la conducta de acicalamiento, marcaje con orina, falta de apetito, agresividad, etc”

Tomado de Foyel.com /Click para agrandar

¿Cómo enriquecemos el ambiente? Hay muchas formas, apelando a distintos mecanismos: el estímulo de los sentidos, utilizando la alimentación, modificando físicamente el entorno, enriquecimiento social, etc.

Con respecto a los sentidos, proporcionarle al animal un acceso a una vista exterior (ventana) incluso con un lugar a donde se pueda posar a “mirar para afuera” ya es una ayuda. Los gatos tienen muy fuerte el instinto de caza y ya tener contacto visual con pájaros en el exterior, por ejemplo, los mantiene animados. También se puede considerar instalar una pecera, le significará un gran entretenimiento aunque es obvio que es necesario tapar toda posibilidad de acceso. Podemos también mejorar su “ambiente olfativo” con la utilización de feromonas sintéticas, que ya se venden en veterinarias.

La alimentación también es una oportunidad para mejorar la actividad de nuestro minino. Tenemos que pensar que en estado natural, los pequeños felinos gastan mucha energía en cazar su presa, con una tasa de éxito bastante baja. Tener el alimento siempre a mano no es para nada estimulante. Una medida posible es separar la ración en pequeñas cantidades y colocarla en distintos lugares a distintos tiempos, de manera tal que la tenga que buscar. También se pueden poner algunos pellets de balanceado en lugares altos o semi-ocultos, para que el gato haga un “rastreo” que finalmente tenga éxito. Es importante que esto no limite la ingesta, que la dificultad de encontrar el alimento sea media o baja, para no crear un stress adicional por escasez.

La manipulación también contribuye muchísimo al bienestar del animal. Según la página de comportamiento española “Etolia” el uso de los juguetes es fundamental. “Los gatos tienen brotes breves de actividad que se relacionan con una conducta predatoria, que se intercalan con periodos de descanso y de relajación. Es por eso que la utilización de determinados juguetes que emulen situaciones de caza, les ayudan a mantener el equilibrio físico y mental. Así, podemos utilizar una pelota conectada a un hilo o colgar en alto algún juguete suspendido para que pueda cogerlo. Los juguetes de este tipo son fundamentales en animales que no tienen acceso al aire libre. Es importante que este tipo de juguetes se guarden después del periodo de juego para que no pierdan su valor.”
Los rascadores les gustan especialmente: se pueden hacer con dos maderas e hilo sisal grueso, con un felpudo instalado en vertical o superficies de alfombras pegadas sobre madera y que le permita al gato utilizar las uñas y hacer “marcaje” químico con sus almohadillas plantares. Les aseguro también que de esa manera, sus muebles sufrirán menos el ataque del minino.

La modificación del espacio también le proporciona al gato cantidad de oportunidades para manifestar su comportamiento normal. Debemos dejarles libres sitios bajos y sitios altos para que los utilice cuando los necesite. Los sitios bajos tienen que ver con la posibilidad de ocultarse cuando haya una situación stresante, por ellos es que a los gatos les gusta tanto meterse en los fondos de placares o en alacenas, lugares oscuros y cerrados. Es importante las superficies: lo que sea duro y frío no son muy cómodos. La madera, alfombra, tejidos (lana, frazada, etc) es más apetecible, aunque recordemos siempre mantener la higiene de esos lugares. También podemos traer cajas a casa y dejarlas en lugares estratégicos para que el gato se oculte, les encanta.
Para los sitios altos tenemos que pensar nuestra casa en tres dimensiones. Nosotros siempre andamos por el piso, ellos no. Para ellos, trepar y superar un obstáculo en  altura es muy estimulante, además un lugar alto para posarse e incluso, quedar fuera de la vista de personas y otros gatos, reduce el stress de la convivencia. Así, estanterías, bibliotecas, muebles, salientes de la pared, etc. pueden ser excelentes puntos de partida para que el gato trepe y se pose. No olvide dejar libre de adornos esos lugares, para que no sean obstáculos. También si tenemos lugar pueden instalarse “gimnasios” para gatos, con todo tipo de estructura para que el gato se divierta: distintos niveles en altura, puentes, pasos, huecos, etc. No es necesario gastar mucho dinero, en internet hay cantidad de planos y consejos para hacerlo uno mismo.

Finalmente, el entorno social también puede ser intervenido. Muchos gatos disfrutarán de la compañía de otro gato y hasta de un perro adecuadamente sociabilizado. Podemos considerar realizar esas adopciones. A las personas que vengan a nuestra casa también debemos instruirla en cómo se comporta nuestra mascota, para que no haya situaciones desagradables si intentan “invadir” su espacio (los rasguños duelen!). Por supuesto que lo ideal es adoptar un gatito desde que es cachorro, para así sociabilizarlo nosotros mismos en forma equilibrada.

Una recomendación final: OBSERVEN a su gato, préstenle atención. Él con sus actitudes les indicará dónde se quiere trepar, cuándo quiere comer, a dónde se quiere ocultar, dónde está “calentito”. Poniéndole inteligencia además de amor a nuestro minino nos aseguraremos una convivencia feliz para todos.

Dr. ROBERTO F. GIMÉNEZ
Médico Veterinario (U.B.A.)
MP: 6491

Fuentes:
Portal Veterinaria Argos
Etolia – Página Web sobre Comportamiento Animal
Foyel.com /Artículo de la Dra. Tamara Tobio (Centro de Medicina Felina Bs As.”
WikiHow (“Hágalo Ud. Mismo”)